Dietas en general Dietas por Calorías Dietas y Salud Recetas Bajas en Calorías Recetas Light Recetas Sencillas y Ligeras Recetas Vegetarianas

Glucosamina





Vínculos patrocinados de interés

 


 

GUARDA ESTA DIETA EN TU COMPUTADORA

Aquí te dejamos la descarga de esta receta en formato html para que puedas guardarla en tu computadora e imprimirla.

Vínculo Patrocinado




Nota: para poder guardar esta dieta debes estar utilizando internet explorer.
download
Si no funciona la descarga en tu navegador de internet guárdate la pagina llendo "archivo" del menu superior y selecciona "guardar como". Esta aclaracion te la damos ya que en el algunos de los navegadores no suele funcionar bien el link de descarga.



Relacion con la dieta y con la salud
La glucosamina es una aminosacárido simple producido por nuestro organismo.
Su función fisiológica en las articulaciones es fomentar la producción de glicosaminoglicanos, sustancia clave en la composición estructural del cartílago.
La glucosamina también promueve la incorporación de azufre al cartílago, y es por esto que el sulfato de glucosamina es la mejor fuente de glucosamina. Una de las principales causas que dan lugar a casos de artritis es la imposibilidad de producir glucosamina. Es por esto que la glucosamina comenzó a utilizarse cada vez más en tratamientos contra la artritis (en varias de sus formas), con muy buenos resultados por cierto.
Como no hay alimentos que contengan glucosamina (porque la glucosamina se halla en partes no comestibles de algunos alimentos), no queda otra opción que optar por fórmulas comerciales.
La glucosamina de estas fórmulas deriva de una proteína llamada quitina (proteína que se halla en la mayoría de los artrópodos, con el fin de endurecer sus exoesqueletos, en la obtención de estos suplementos se utilizan específicamente los exoesqueletos de langostinos, langostas y cangrejos).A partir de cierta edad, la habilidad de producir glucosamina se ve muy disminuida en la mayoría de los individuos, lo que afecta al cartílago.
El mismo pierde elasticidad y se destruye, provocando gran dolor en las articulaciones de las rodillas, caderas y muñecas, desarrollando la forma más común de artritis, la osteoartritis.
El dolor, la deformidad que surge en las articulaciones y la reducción de la movilidad de las mismas son las consecuencias finales.
El progreso de este mal es extremadamente gradual, así es como los primeros síntomas son casi imperceptibles.
La glucosamina contribuye tanto en la prevención de la destrucción del cartílago, como en la regeneración del mismo una vez destruido.Los suplementos de glucosamina pueden hallarse en tres presentaciones diferentes: como sulfato de glucosamina, clorhidrato de glucosamina, y N-acetil-glucosamina.
La última es la más difundida comercialmente, no así la más eficiente, por varios factores que expondremos a continuación.
La primera (sulfato de glucosamina) es por lejos la forma más activa y eficiente de las tres, por su mayor absorción, menor eliminación, digestión y ruptura de enlaces (en el intestino, a causa de las enzimas y bacterias que allí se hallan). A diferencia de ella, la N-acetil-glucosamina (comercialmente denominada "NAG") es rápidamente digerida por las bacterias del tracto intestinal, es eliminada en gran cantidad a través de las heces, por lo cual es pobremente absorbida, como si esto fuese poco, las enzimas intestinales también destruyen un gran porcentaje de las moléculas de NAG, rompiendo sus enlaces.
La diferencia entre el sulfato de glucosamina y la N-acetil-glucosamina o NAG reside en que esta última posee un radical derivado del ácido acético llamado acetilo (CH3CO--), unido a la molécula de glucosamina; mientras que en el sulfato de glucosamina encontramos una molécula de azufre unida a la de glucosamina.
Nuestro cuerpo parece utilizar preferentemente al sulfato de glucosamina en lugar del NAG, hecho fácilmente observable al comparar el porcentaje de absorción para ambos nutrientes.La principal aplicación de la glucosamina en medicina, es el tratamiento de la osteoartritis, la forma más común de artritis, caracterizada por la destrucción del cartílago de las articulaciones.
En el tratamiento del dolor causado por este mal, los tratamientos basados en glucosamina han demostrado ser más efectivos que aquellos basados en ibuprofeno (anti-inflamatorio orgánico no esteroide, derivado del ácido propiónico).
Las mejorías advertidas a causa de los tratamientos con glucosamina suelen prolongarse hasta 6 y 12 semanas después de finalizados los tratamientos.La glucosamina es extremadamente segura y muy bien tolerada por el organismo, lo que hace que pueda utilizarse de forma continua a largo plazo; cosa que no podemos decir del ibuprofeno, ni de muchos otros analgésicos.
La dosis estándar de sulfato de glucosamina es de 500 mg, tres veces al día.
Quienes sufren de obesidad o toman diuréticos pueden precisar dosis mayores, de unos 20mg por kilogramo diarios.




 
Sitios amigos
Tutorials PDF
Arquitectura
Manuales PDF
Apostilas PDF
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño
Sitios Gratis
Páginas Grátis
Letras de Canciones
So do Brasil

 
www.solodietas.com.ar © 2006 Todos los derechos reservados